Fotografía con poca luz

Que la noche no te quite las ganas de hacer fotos

Ahora que la noche llega antes y no tenemos tiempo de buscar la luz natural del sol en nuestro día a día, al salir de nuestros puestos de trabajo, tenemos que buscar trucos sencillos para iluminar nuestras fotografías y lograr así capturar ese momento único. En definitiva, que el anochecer no te quite las ganas de hacer tus mejores fotos.

EL FLASH NO ES LA ‘PANACEA’

Muchas veces, pensamos que un flash potente puede hacer que se ilumine todo el espacio que queremos inmortalizar, pero lo cierto es que muchas veces provoca efectos poco positivos en la imagen. Es capaz de iluminar un espacio concreto y con una intensidad específica.

Si se trata de un dispositivo móvil, a veces es mejor utilizar la cámara frontal con un flasheo más suave, ya que no quemará la fotografía y le dará un toque de luz más natural, aunque tengamos que utilizar un trípode o capturarnos en modo ‘selfie’.

EFECTOS SECUNDARIOS POCO ATRACTIVOS

Además de la posibilidad de quemar la imagen, hay otros efectos secundarios cuando el flasheo no funciona correctamente y como nos habíamos imaginado. Los ojos rojos, esos que nos hacen sufrir cuando descubrimos que podía haber sido la foto perfecta, pero parecemos todos ciudadanos de Marte.

Por suerte, las aplicaciones de retoque incorporan cada vez mejores avances, pero tenemos que tener cuidado para no excedernos con el pincel cuando intentemos eliminar ese efecto en nuestra mirada. En ocasiones, el filtro que coloca, se extiende y puede manchar otra zona de la imagen.

MUCHAS VECES, SOLO SE TRATA DE REGULAR

Una vez tenemos en cuenta lo que hemos repasado en los apartados anteriores, es importante buscar cuáles pueden ser nuestros mejores aliados para llegar a esa foto nocturna que hemos visto tantas veces en un álbum o en las redes sociales de nuestros familiares y amigos.

Si lo consiguen de una forma extraordinaria pueden haber influido muchos factores: ambiente, tipo de flash, luz natural de luna y estrellas, cámara utilizada, etc… Nosotros tenemos que aprender a jugar con el brillo, la claridad y el contraste. Es importante, eso sí, que hagamos varios cambios de balance en cada una de ellas, ya que a veces puede ser peor el remedio que la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>