Deportes saludables y divertidos

Los excesos del verano pueden quedarse en el pasado

Después de haber superado la conocida como ‘operación bikini’ y llegar a los meses estivales con el cuerpo a punto, durante el verano hemos cometido excesos necesarios y permitidos que nos han hecho ganar peso. Para eliminar esos kilos de más, no es necesario realizar ejercicios extremos ni pasar hambre. Con mucha cabeza y responsabilidad, desde ‘Tualbum’ compartimos contigo algunas ideas para ganar en salud y recuperar los buenos hábitos.

HAZ QUE SE MANTENGAN LAS BUENAS COSTUMBRES

A lo largo del verano, muchas personas aprovechan para hacer de la natación una de sus actividades diarias, ya que es un ejercicio muy completo y que nos permite realizar series de diferentes intensidades, además de combinar diferentes disciplinas y estilos (crol, mariposa, pecho, espalda, etc…).

Si nos planteamos practicar otro deporte, puede que la pereza nos juegue una mala pasada y nos cueste coger la rutina, lo que hará que no tengamos la motivación suficiente. En caso de haber practicado algún deporte durante los meses de descanso, podemos seguir haciéndolo y así tendremos la ventaja de tener un punto de partida.

APROVECHA LOS PRODUCTOS FRESCOS

Estamos en el momento más optimista de la temporada, así que vamos a transmitírtelo a ti también, que estás al otro lado. No es necesario que renunciemos a lo que nos ha hecho sentir tan bien en las últimas semanas y que pensábamos no volver a probar hasta que junio vuelva a llamar a nuestra puerta.

Los gazpachos, salmorejos, las ensaladas de pasta y el cocinar con aguacate o tomate fresco tienen todavía un hueco importante en la nevera. Aunque con el descenso de las temperaturas querremos volver a probar un buen plato de lentejas, de sopa o crema de temporada, hay muchos alimentos que podemos acompañar con salsas frescas y ensaladas que podemos combinar con alimentos asociados al verano.

PODEMOS RENUNCIAR A ALGUNAS COSAS

Aquí nos ponemos un poco más serios y es que no todos los alimentos son necesarios ni sería saludable que mantengamos su consumo durante todo el año. Es el caso de los helados, que nos ayudan a refrescarnos y que disfrutamos mucho más con el calor del verano, pero que nos apetecen mucho menos cuando llega el otoño y el invierno y el frío ya lo llevamos de serie en el ambiente.

El azúcar, eso sí, es necesario para nuestro organismo, así que podemos buscar ese componente en la fruta y en algunos dulces, aunque en estos últimos es importante que no cometamos excesos. Lo importante es que sepamos buscar alternativas y que podamos renunciar lo que puede hacernos daño si no ponemos límites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>