Fotografiar la naturaleza con niños

Fotografiar la naturaleza con niños

Los niños ante la naturaleza

A partir de cierta edad, los niños entran en la fase de descubrimiento y todo les parece maravilloso y mágico. Es cuando podemos aprovechar para enseñarles la belleza y majestuosidad de la naturaleza y valores de respeto y conservación. Especialmente para los niños urbanitas, las visitas al campo y los parques pueden resultar de verdad reveladoras y especiales. Háblales de la importancia de los bosques, árboles y plantas. Excita su curiosidad, enséñales a divertirse observando los bichitos, los pájaros y las lagartijas. Pero siempre ejerciendo el respeto y el conocimiento de lo que están viendo y experimentando.

La fotografía, inmortalizando la pasión infantil

Una manera estupenda de alargar la experiencia de descubrir la naturaleza es enseñar a los niños a tomar fotos. Esta actividad artística les permite convertirse en actores de lo que les rodea. Participan además de observar. Con la fotografía se aprende a ver las cosas de otra manera y con otros ojos, y se multiplica la capacidad de encontrar belleza en lo que nos rodea. Disfrutar de la naturaleza es una excusa perfecta para aprender a encuadrar, a trabajar con la luz y las sombras y, poco a poco, a captar tanto los lejanos paisajes como los pequeños detalles. ¿Qué pequeños detalles? Una mariposa, unas flores bonitas, una mariquita, una seta divertida… a los niños no les faltan oportunidades para entusiasmarse, y si encima es con una cámara de fotos, mucho más.

Naturaleza, fotografía y niños, combo ganador

Las modernas cámaras digitales permiten que los niños puedan ver los resultados de manera inmediata, de forma que se animan a sí mismos a seguir fotografiando. Te damos una serie de consejos para enseñar a fotografiar la naturaleza a los niños:

– Que empiecen con una cámara sencilla. No te arriesgues, deja que empiecen con tu vieja cámara digital, de menor resolución y menos funcionalidades. Ya tendrán tiempo para jugar con una cámara mejor, cuando sepan hacer buenas fotos.

– Enséñales conceptos de fotografía básicos. No abrumes a los niños con técnicas fotográficas complejas que a ti te preocupan, y céntrate en enseñarles a sujetar bien la cámara, a no poner los dedos por delante, a usar el visor, etc. El manejo más básico es el que más apreciarán. Lo demás les sonará a chino y solo conseguirás que aborrezcan la fotografía.

– Dales libertad. Deja que fotografíen lo que quieran, aquello que les llama la atención o les gusta, aunque a ti te pase desapercibido o te parezca sin interés. ¡Están jugando!

– Analizad las fotos a posteriori. Una vez en casa podéis repasar las fotografías y comentar cuáles han quedado mejor y los motivos.

Así que ya sabes, las flores son bonitas pero se marchitan. ¡Enséñales a traer a casa un recuerdo para toda la vida! ¡Las fotos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>